jueves, 13 de junio de 2013

EL SECRETO ES QUE NO HAY SECRETO


¿Qué es la genuinidad? ¿Cómo sé que estoy siendo genuino? Recientemente, con las conversaciones que se general alrededor de la promoción del libro, escucho con bastante asiduidad este tipo de preguntas. Reconozco que no tengo una respuesta; de la misma manera que soy incapaz de explicar a qué sabe el chocolate o qué se siente al perder la movilidad corporal. Hay cuestiones que no se pueden explicar. Se tienen que vivir. Tomar conciencia, ser uno mismo o estar enamorado son conceptos tan ambiguos y, a la vez, tan íntimos y sensoriales que me resulta difícil conceptualizarlos. Vivimos encadenados a las limitaciones del lenguaje que nos obliga a concentrar en una palabra algo tan singular como una emoción.

Mi opinión es que la única manera de explicar estas distinciones es a través de la vulnerabilidad, de la apertura emocional. Mi experiencia me dice que cuanto más expongo mi alma, cuanto más honesto soy con la manera de hablar sobre mi vivencia mejor es la comprensión de lo que intento transmitir. Es mágico. Ocurrió el día de la presentación del libro. Y ha ocurrido en otras ocasiones. Más que hablar sobre la conciencia o el amor, propongo a los que manejamos esta terminología que tratemos de Ser Conciencia y Amor. Desde ese lugar, todas las preguntas tienen respuesta. O, mejor, todas las preguntas dejan de tener sentido y, por tanto, no necesitan ninguna respuesta.

9 comentarios:

Mrc dijo...

Estic totalment d'acord quan dius que el llenguatge ens limita. Des de ben petits, en quant comencem a ser capaços de comunicar-nos verbalment, omplim tot el nostre ésser amb conceptes. Comencem a perdre la capacitat de sentir i emocionar-nos vertaderament amb cada color, forma, so...

De grans, quan no trobem una definició exacta al què veiem o sentim, fem una 'recerca ràpida al disc dur de la nostra memòria' i aproximem un record a la realitat que estem vivint. Distorsionem les nostres pròpies percepcions.

Ens encaparrem en entendre les coses, més que en deixar-les fluir tal qual són, sense jutjar-les. Per mi, que la clau es troba en deixar deixar de pensar...

Difícil, sí. Però crec que no impossible!

la seño de plastica dijo...

te leo... encuentro esta canción por casualidad. al escuchar la letra ha sido como tirar del hilo... y he vuelto aquí para dejártela. he intentado envolvertela en papel de regalo pero se me sale por todas partes. te la dejo tal cual:

http://youtu.be/lp4uAfNTIjE

felices sueños!!!

Anónimo dijo...

Ostia nen !!!

Anónimo dijo...

¡ Socorro ! ¿ Habré perdido el tren ?

Anónimo dijo...

Me quedo con el directo... tal vez algún día suene la flauta...

la seño de plastica dijo...

Acabo de leer Siddhartha, de Hermann Hesse, por segunda vez(dato importante aunque ahora no quiero extenderme)
Querido Francesc, has estado presente en esas páginas que, más que leer he vivido. he ido marcando algunas páginas para , al llegar a casa, transcribirte lo que me ha parecido el eco de "nuestras conversaciones"

te dejo esto , que me parece cortito y precioso:

"Las palabras no son buenas para el sentido secreto; en cuanto se pronuncia algo ya cambia un poquito, se lo falsifica..., sí, y también esto es muy bueno y me gusta asimismo, estoy muy de acuerdo que lo que es tesoro y sabiduría de una persona, parezca a otra una locura."

Felices Sueños, Francesc!!!

Francesc Granja dijo...

Mrc, estic absolutament d'acord amb tu quan dius que el secret està en deixar de pensar. El que passa és que l'eina principal que ens ha de portar a la solució és, alhora, la part del problema. La ment ens ha de dur a deixar d'estar en la ment. Aquest és el misteri. Aquest és el repte.

Francesc Granja dijo...

la seño de plástica, gracias por el video y la reflexión de Hesse que ahonda en el fundamento del ser humano y que, creo, olvidamos con demasiada frecuncia: somos seres singulares e irrepetibles. Y, por tanto, nuestra vida, nuestras emociones, nuestra interpretación sobre la realidad es también singular e irrepetible. Entender eso y, sobre todo, sentirlo en la boca del estómago es una de las claves del bienestar.

Anónimo dijo...

M'encanta!!