lunes, 7 de octubre de 2013

ENTRAÑ(H)ABLE


A medida que avanzo en la práctica de la Conversación Genuina, a medida que profundizo en las respuestas a la pregunta “¿Quién soy?”, más me convenzo de que la autenticidad y la esencia de una persona no se pueden verbalizar o conceptualizar. Es probable que al plantear esta pregunta existencial nos quedemos sin palabras. Y es muy probable también que a lo largo de nuestra vida demos respuestas diferentes en función del ámbito, el ciclo vital o el entorno humano en el que la planteemos. ¿Significa que somos menos genuinos por el hecho de cambiar nuestra respuesta? ¿Dónde está nuestra genuinidad?

Llevo algunos días dándole vueltas a estas cuestiones y cuanto más converso, cuantos más procesos de toma de conciencia escucho, más me resuena la idea de la experiencia. Si tuviera que definir qué es la genuinidad, diría que es toda aquella experiencia que vibra en la boca de nuestro estómago. Así de fácil. Y así de complejo. No sé explicarlo de otra manera. Es la conclusión a la que llego después de recopilar decenas de respuestas de personas que se han acercado a su lado más auténtico y describen esa vibración cuando piensan, dicen o hacen alguna cosa que sale de su Ser Genuino. Desde este planteamiento, la búsqueda de la autenticidad pasaría por la selección y la facilitación de aquellos momentos, actividades o personas que gatillen en algún momento ese sentimiento en nuestras entrañas. Así de fácil. Y así de complejo.

7 comentarios:

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

"Dentro de nosotros hay algo que no tiene nombre, esa cosa es lo que somos" escribió Saramago.

Es así como dices, tal y como yo lo veo en la vida nos vamos encontrando con situaciones, personas, instantes, elecciones, etc, que nos va definiendo, pero nunca es posible definirse por completo, en parte porque estamos en continua evolución y en parte porque las palabras por si solas nunca pueden llegar a sustituir el hecho en sí de vivir.

Una casualidad encontrar tu blog, Francesc, i una sorpresa muy agradable :)

Un abrazo.

Francesc Granja dijo...

Ximo, totalmente de acuerdo contigo. El Ser se constituye siendo.

Natàlia U. dijo...

Hacía días que no te leía y es un verdadero placer. Gracias por "escribir(nos)" Francesc.
Hace poco volvía a intentar ver con distancia el "tema" emociones y pensamientos, sentimientos ... quise identificar como sentimiento puro aquel que ES en la boca del estómago pero lo etiqueto negativo. Quizá no recuerdo sentir nada bueno ahí mismo...creo que no le presto atención a los sentimientos buenos cómo a los malos... qué costumbres equivocadas!, le prestaré más atención y quizá encuentre genuinidad.

P.D.: Viva los juegos de palabras!

Francesc Granja dijo...

Natàlia, cuando los japoneses se hacen el 'hara kiri' se cortan el hara, es decir, el centro de su ser. Quizá no es en el estómago donde hay que buscar esa sensación, sino en el vientre, por debajo del cordón umbilical. Ya me dirás. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que útils son les paraules per senyalar una direcció i que inútils per descriure allò que no en té.
En qualsevol cas és molt agradable que algú com tu i a través del que dius i el que fas et vegi com "un gran provocador" del que a moments anyoro: tenir converses genuines. Comunicar (posar en comú), experiència, empatitzar amb el cor de l'altre i viure algún tipus d'unió, complicitat, no sé com dir-ho. Alló que al viure-ho et fa sentir reforçat i valent, estimat e independent, valorat i recompensat. Vet aquí el sentit que té per a mi una conversa de cor. Un bé escàs i tant necessari !

Amaia Auge dijo...

Yo soy genuina por el hecho de cambiar.

Anónimo dijo...

Francesc, genial video. Felicidades.